La naturaleza de la Iglesia: madre, maestra, familia - por José M. Amaya