El regreso a la escuela merece planes cuidadosos – By Mary Regina Morrell

Criar a seis hijos siempre ha llenado mi vida de sorpresas. Sigo preguntándome: ¿cómo pueden seis niños del mismo hogar que tienen los mismos padres ser tan diferentes entre sí? Incluso ahora, que son adultos, cada uno tiene una perspectiva sobre la vida que es única… y que a veces me disloca.

Esta singularidad fue sumamente evidente en su perspectiva sobre la escuela, que iba de total falta de interés y exasperación a casi un cumplimiento obsesivo de la máxima de Henry Ford: “Antes que nada, el prepararse es el secreto del éxito”.

Incluso hoy en las reuniones familiares, nos reímos del hábito de mi segundo hijo, quien se vestía completamente para la escuela antes de dormir y así no perder tiempo en la mañana buscando la ropa. Su propensión a planear todo lo ha acompañado en su vida adulta, cuando aprendió el valor de una plancha.

Planear comienza al conocer la meta. Para mi hijo, un buen día en la escuela comenzaba con una mañana tranquila y sin contratiempos antes de tomar el autobús.

Para los catequistas, la meta este año es… bien, quizás eso es algo que los catequistas necesitan decidir por sí mismos. Pero fijar la meta, o las metas, es sin duda una buena manera de comenzar a hacer los planes del nuevo año escolar, teniendo presente que cada paso para alcanzar la meta debe darse con el corazón y la mente de Cristo. Hay mentes y espíritus jóvenes en juego en cada estudiante a quien enseñamos.

Aquí hay algunas ideas para ayudarlos a prepararse para el nuevo año escolar:

Reflexionen sobre su ministerio: como catequista, están llamado a apoyar a las familias informando y formando a los niños como jóvenes discípulos de Cristo. Consideren qué significa esto para ustedes como catequistas. ¿Cómo puedes crecer en tu ministerio para servir mejor a la Iglesia y a sus familias para facilitarles un encuentro con Jesús? Encontrarán gran variedad de materiales para su enriquecimiento en: http://www.bemydisciples.com/teachers.

Descubran la alegría: Jesús fue sin duda un hombre alegre y esa alegría del Espíritu era carismática. Sus estudiantes deberán vivir esa misma experiencia con ustedes al guiarlos en su camino de fe. Sean alegres y muestren confianza en su fe. Enseñe al igual que Jesús y recuerde las palabras de San Pablo a los filipenses: “Estén siempre alegres en el Señor; se lo repito, estén alegres y tengan buen trato con todos”. (4,4).

Conozca aquello de lo que habla: esto requiere dos cosas. Primero, repasen cuidadosamente sus materiales de enseñanza, incluyendo las guías para catequistas/maestros de los libros antes del comienzo del año escolar y fijen sus metas para el año. Si conocen bien lo que estarán enseñando, la inspiración para las lecciones surgirá en los lugares más inesperados. Segundo, evalúen sus propios conocimientos sobre la fe católica y consideren aprovechar las oportunidades parroquiales o diocesanas para profundizar sus conocimientos. Además, lean los ensayos inspiradores de RCL Benziger para la formación de los catequistas bajando los archivos en formato PDF.

Establezca reglas: piensen en esto antes del comienzo del año escolar. Las reglas en el salón de clases son esenciales para establecer un contexto instructivo que sea sano y eficaz. Los niños necesitan y se sienten seguros en un contexto con límites y expectativas. Si quieren algo sencillo, una regla eficaz es escribir en el pizarrón la palabra RESPETO. Esa sola palabra puede generar un diálogo importante con los estudiantes sobre qué tipo de conducta se espera y por qué. También es aconsejable que hable con el director religioso de la parroquia o el director de la escuela para asegurarse de que sus reglas siguen las pautas generales de la escuela.

Acumulen cuentos o anécdotas: a los niños de todas las edades les encantan. Jesús sabía eso, por lo cual enseñó con parábolas, cuentos sobre la fe que se estudian, se examinan y se comparten más de 2,000 años después de la muerte y Resurrección de Cristo. Anécdotas breves sobre la vida de ustedes son los más fáciles de contar porque las han vivido, pero toda la Creación está llena de inspiración (¿recuerdan el ejemplo de Jesús sobre la gallina que reúne a sus pollitos bajo las alas?) Y, por supuesto, siempre están los santos. Consulte los materiales deRCL Benziger sobre los santos en http://saintsresource.com/.

Rece: la oración es esencial para cualquier ministerio y para el crecimiento de la vida espiritual de todo catequista, estudiante y familiar que participa del programa de su parroquia o escuela católica. Cuando Jesús les enseñó a los apóstoles a rezar, les dio el “Padre Nuestro”. Es una bendición que nuestra Iglesia nos haya dado tantas otras oraciones para elevar el corazón y la mente a Dios. Además, nuestras propias oraciones espontáneas, nuestras conversaciones con Dios, son momentos para pedir guía y la inspiración del Espíritu Santo al participar de un ministerio tan vital como lo es el de la formación de la fe. Lo que es más importante, contamos con la misa, la mayor oración de nuestra fe católica y la fuente de nuestra vida católica. Nuestra participación en la celebración de la misa nos fortalece para salir al mundo, predicar el Evangelio y ser Cristo para los demás.

El regreso a la escuela es un tiempo emocionante de transición y oportunidades que merece planes cuidadosos. Para quienes enseñan la fe, este tiempo es mejor descrito como “el regreso a clases” porque, en lo que respecta a la formación de discípulos, la escuela nunca se cierra.

Materiales adicionales:

Oraciones y prácticas católicas para discípulos jóvenes
USCCB Back to School Safety Tips
Tarjetas de oración para catequistas, de USCCB

Mary Regina Morrell, directora de Wellspring Communications, es una autora y columnista católica que publica simultáneamente en varios medios y ha servido a la Iglesia por más de 25 años. En el pasado se desempeñó como directora adjunta de educación religiosa de la Diócesis de Metuchen, Nueva Jersey; editora adjunta y consultora catequética de RENEW International y editora administrativa de The Monitor en la Diócesis de Trenton, Nueva Jersey. Puede encontrarla en mary.wellspring@yahoo.com, Twitter @mreginam6, y sus blogs: God Talk and Tea y My Mother’s Bread.