¡Tenemos un tesoro, compartámoslo! – Anita M. Foley, MA – Representante principal de ventas

Cuando era niña, crecí con mis padres y mis abuelos. Compartía mi dormitorio con mi hermana y cada noche cuando me quedaba dormida escuchaba a mis abuelos rezar el rosario juntos. Cada vez que subíamos al auto para salir de vacaciones en familia, mis padres nos guiaban en oración para pedir a Dios que nos concediera un viaje seguro. También se practicaban otras devociones de mi fe católica a mi alrededor. Nuestra familia iba al Vía Crucis los viernes de Cuaresma por la noche y celebrábamos el Sacramento de la Reconciliación en forma regular. Participábamos cuando nuestra parroquia tenía la coronación de la Virgen en el mes de mayo y concurríamos a la Adoración eucarística y a las misiones parroquiales. Durante toda mi vida, las oraciones y prácticas católicas han sido una parte esencial de mi caminar en la fe.
Continue reading